Estás en: Inicio > Noticias > Acerca de la estación de FEVE de San Martín de Luiña (Cudillero): un alegato (más) a favor de la conservación del patrimonio ferroviario de Asturias

Actualidad

Acerca de la estación de FEVE de San Martín de Luiña (Cudillero): un alegato (más) a favor de la conservación del patrimonio ferroviario de Asturias

Sábado, 22 de Julio de 2017 Acerca de la estación de FEVE de San Martín de Luiña (Cudillero): un alegato (más) a favor de la conservación del patrimonio ferroviario de Asturias

La antigua estación de FEVE de San Martín de Luiña, situada en el concejo de Cudillero, es una estación intermedia del tramo Pravia-Luarca perteneciente al antiguo ferrocarril estratégico de media distancia Ferrol-Gijón. Indudablemente, forma parte de nuestro legado patrimonial industrial. Sin embargo, observamos sorprendidos que (según se ha publicado en la prensa asturiana), RENFE pretende demoler este edificio. Un ejemplo del legado material de la cultura industrial y del ferrocarril en Asturias.

Desde hace varias semanas, sabemos que -según notifica la prensa asturiana- la antigua estación de FEVE de San Martín Luiña va a ser demolida, bajo la excusa de su mal estado de conservación. Ya hace algunos días nos hicimos eco de la noticia, tan asombrados como molestos por esta desafortunada decisión. Desde esta plataforma nos gustaría trasladaros datos históricos sobre este elemento inmueble que, bajo nuestro punto de vista, merece otro reconocimiento y por supuesto, nada parece justificar su destrucción. Queremos agradecer muy especialmente la información que nos proporciona Javier Fernández López, director del Museo del Ferrocarril de Asturias sobre este elemento de interés, para poder transmitíroslo y que os forméis idea justa del bien sobre el que se discute su futuro.

 
La antigua estación de FEVE de San Martín de Luiña es una de las paradas intermedias de la línea del ferrocarril estratégico Ferrol-Gijón que se conserva, a pesar de su situación de abandono, en el concejo de Cudillero. Desde hace varias décadas, dejó de ser estación para pasar a apeadero. El inmueble original fue diseñado en 1950 y se considera un ejemplo mixto de las dos corrientes arquitectónicas que aún eran dominantes en la época (el racionalismo y el regionalismo). La solución para estos inmuebles fue el levantamiento mediante técnicas constructivas contemporáneas influidas por un aparato ornamental o acabado formal derivado de la tradición historicista.
 
 Fotografía gentileza de Javier Fernández López 
 
Para Guillermo Bas Ordóñez, doctor en Historia del Arte por la UNED y colaborador frecuente de nuestra página web, experto en esta materia, su valor es "incuestionable". Un diseño original del ingeniero Francisco González Quijano, encargado también de los vestíbulos del tramo Pravia-Luarca. Esto fue debido a la normativa de la época de levantar una terminal cada 22 kilómetros, de ahí que cada edificio presente novedades arquitectónicas y estilísticas propias, para evitar la monotonía. Os dejamos el enlace de "treneando.com" donde podéis profundizar más sobre el constexto histórico de la antigua estación de San Martín de Luiña:
 
 
 
Al margen de su solución estilística, la antigua estación de San Martín de Luiña tiene una indiscutible importancia histórica puesto que forma parte de la antigua línea estratégica Ferrol-Gijón cuya construcción comenzó con el general Miguel Primo de Rivera y no concluyó hasta septiembre de 1972. Se trata de uno de los ejemplos más notables y representativo de la arquitectura ferroviaria de la mitad del siglo XX. Un proyecto de envergadura, planificado racionalmente y que forma parte de un conjunto de notable importancia histórica para el patrimonio industrial asturiano.
 
Fotografía gentileza de Javier Fernández López  
 
No estamos hablando de un caso único. En los últimos meses (gracias por la información a Diana Sánchez Mustieles) comprobamos con asombro como parece que se está desarrollando una auténtica política de eliminación se diría que sistemática de estos inmuebles que forman parte, claro está, de nuestro patrimonio industrial y entorno cultural:
 
En Durango (País Vasco):
 
En Grao de Valencia (Valencia):
 
En Loja (Granada)
 
Fotografía gentileza de Javier Fernández López  
 
La situación actual es que RENFE ha sacado a licitación las obras para demoler esta antigua estación de FEVE de San Martín de Luiña, justificando esta actuación por su estado de conservación y "por no cumplir los requisitos de seguridad para viajeros". En los últimos días, comprobamos que la zona parece que se estuviera habilitando para un derribo inminente: años de abandono que parecen tener un destino final justificado bajo esa propia desidia.
Y es que justificar el derribo del patrimonio debido a su estado de conservación no debe servir como argumento para su eliminación. Es decir, si cada vez que un elemento del patrimonio fuese demolido bajo la excusa de su estado de conservación, no tendríamos patrimonio cultural que proteger. La historia que nos cuenta el patrimonio solo sería contada en los libros. Ya no habria patrimonio físico. Ya no existiría paisaje histórico. Este argumento tendencioso es muy peligroso (y quizá sea hijo de esa posverdad tan argumentada en el tiempo presente) puesto que, de convertir este razomaniento malicioso en tendencia o política de acción, puede establecer un precendente que convierta la ausencia de políticas de conservación en justificador de actos de expolio y/o destrucción del patrimonio cultural.
Es evidente que para la conservación de estos patrimonios arquitectónicos precisamos de una política de uso con objetivos realistas, tangibles y útiles. Nos encontramos en zonas rurales y despobladas y hablamos al mismo tiempo de estos paisajes como marcos paisajísticos de llamada para el turismo cultural . "Vuelve a la naturaleza, a la armonía (...) vuelve a descubrir algo único, Vuelve al Paraíso". Esta es la campaña de Turismo Asturias. ¿Qué queremos ofrecer?

Buscador

Utiliza el buscador para realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias:

calendar
calendar
rss