Estás en: Inicio > Noticias > La PALAU cumple 130 años

Actualidad

La PALAU cumple 130 años

Sábado, 1 de Julio de 2017 La PALAU cumple 130 años

Se cumplen este mes 130 años de la construcción de la locomotora PALAU, la primera de vía ancha fabricada en España que, tras una larga y agitada vida, terminó su vida activa en manos de la Sociedad Hullera Española, realizando maniobras en el lavadero de Sovilla.

Este mes de julio se cumplen 130 años desde que la firma La Maquinista Terrestre y Marítima de Barcelona suministrase la locomotora PALAU, una pieza muy relevante de nuestro patrimonio ferroviario que se conserva actualmente en el Museo de la Minería y la Industria de El Entrego (Mumi).

La PALAU, cuando todavía era la n.º 10 del Ferrocarril de Sarriá a Barcelona, entrando en la Ciudad Condal con un tren de viajeros, hacia 1900. Fuente: eltranvia48.blogspot.com.es
 
Originalmente, la máquina fue encargada por el Ferrocarril de Sarriá a Barcelona, una pequeña línea de cercanías que servía a poblaciones aledañas a la Ciudad Condal, en el que llevó el número 10 junto con una hermana gemela, la n.º 12. Su mérito reside en ser la primera locomotora de vía ancha construida en España. Su número de fábrica es el 5 pero tenemos que advertir a nuestros lectores que las locomotoras 3 y 4 de La Maquinista, construidas por cierto para el Ferrocarril de Langreo, no fueron terminadas hasta 1888, un año después que nuestra protagonista.
 
Fue también una pionera del diseño de material ferroviario en nuestro país pues, aunque se inspira en algunas máquinas inglesas y también en las del tipo alemán que la empresa construía para el Langreo, lo cierto es que no es una copia de ningún otro modelo. Tiene tres ejes motores y cilindros exteriores inclinados, con tanques laterales para el agua y una estética muy armoniosa de gusto victoriano.
 
Su vida, sin embargo, ha sido larga y nómada. Después de dos décadas de servicio en su línea de origen, en 1906 el tren de Sarriá fue electrificado y cambiado de ancho, por lo que nuestra protagonista y su hermana fueron vendidas a otro pequeño ferrocarril barcelonés muy poco conocido, el de Mollet a Caldas. Allí recibió el número 5 y el nombre PALAU en honor a la localidad de Palau de Plegamans, una de las estaciones del recorrido.
 
Ya con el nombre PALAU y el número 5 del Mollet-Caldas, aquí la vemos en la fotografía del álbum del parque motor de Renfe de 1947, poco antes de su llegada a Asturias. Fuente: lavagoneta.blogspot.com.es
 
Pero, si el Sarriá-Barcelona era un ferrocarril con un intenso tráfico de cercanías que transportaba cientos de viajeros al día, el Mollet-Caldas era un ferrocarril rural con un débil movimiento que pronto sufrió dificultades económicas y varios cambios de propiedad, lo que no impidió que, en 1915, se adquiriera una tercera locomotora del mismo modelo a La Maquinista.
 
Con el Mollet-Caldas prácticamente clausurado, en 1941 la PALAU llega a Renfe, donde recibió el número 030-0232. Dado su tamaño, la Red Nacional la trasladó enseguida a Asturias, tras un breve paso por Valencia, y la asignó al depósito de Oviedo, donde comienzó a realizar maniobras en los distintos apartaderos mineros. Pronto recaló en Ujo, donde se utilizaba para remolcar los trenes de carbón entre el lavadero de Sovilla y la estación.
 
En junio de 1964, la PALAU fue finalmente adquirida por la Sociedad Hullera Española, que la destinó a maniobras dentro del lavadero de Sovilla y, de manera ocasional, al remolque de trenes hasta Ujo. Dado que la empresa no disponía de instalaciones para reparar locomotoras de vía ancha (era la primera de este tipo que tenía en propiedad), las intervenciones de calado se realizaban en los talleres de La Cuadriella, pertenecientes a la Sociedad Hulleras del Turón. En realidad, las instalaciones reservadas para ella en Sovilla eran mínimas: sobre el puente del río Lena se instaló un pequeño depósito de agua para su repostaje y el propio puente era utilizado como fosa para depositar la escoria del hogar.
 
La PALAU fotografiada en 1971 en La Cuadriella, durante una estancia en Turón para ser sometida a una gran reparación. Fotografía: Jaume Fernández/postal comercial.
 
En 1968 pasó a manos de Hunosa y continuó con sus visitas regulares a los talleres de La Cuadriella, donde estuvo durante alguna temporada en régimen de pruebas, mientras que dese Turón se enviaba como sustituta suya a la locomotora ESLAVA. A lo largo de su vida activa sufrió varias reformas de pequeño calado, como la colocación de unos nuevos areneros o un recorte en los tanques de agua, destinados a mejorar la visibilidad del maquinista desde la cabina. También fue equipada con freno de vacío, del que carecía en origen. Por último, en la década de 1970 se añadió una carbonera en la parte trasera de la cabina, antiestética pero funcional, ya que permitía abastecerla de carbón con ayuda de una pala excavadora.
 
Sin embargo su vida activa, de más de nueve décadas, estaba próxima a su fin. Hunosa destinó en Sovilla a la locomotora RIOSA, excedente de El Batán y más moderna, lo que supuso su retirada en 1981. Inicialmente quedó apartada en las vías del lavadero, donde se deterioró rápidamente, hasta que en 1987 fue restaurada cosméticamente para la celebración de su centenario, un acto promovido por la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Asturias y en el que se le colocó una placa conmemorativa.
 
Fue en principio destinada al Museo del Ferrocarril de Asturias para su conservación pero finalmente, en 1993, fue trasladada al Museo de la Minería de El Entrego, tras un largo proceso de restauración llevado a cabo en Llanera. Actualmente se la puede contemplar en el exterior de las instalaciones del Mumi con una pintura que, todo sea dicho, no refleja la que llevó durante su vida activa (era de color verde oscuro) y se aplicó con un escaso rigor histórico.
 
En sus últimos años de servicio, aquí vemos a la PALAU en el lavadero de Sovilla, hacia 1976. Fotografía: Makio Terada/spanishrailway.com.
 
Aunque la PALAU parecía un inicio prometedor para la construcción de locomotoras de vapor en España, lo cierto es que su fabricación continuó siendo un fenómeno esporádico hasta 1920, cuando eclosionó finalmente el sector en nuestro país. Pese a todo, nuestra protagonista representa un hito en la historia ferroviaria española y bien merece una visita.

Buscador

Utiliza el buscador para realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias:

calendar
calendar
rss