Estás en: Inicio > Noticias > "Comedies de sidros (1876 – 1932)”

Actualidad

"Comedies de sidros (1876 – 1932)”

Sábado, 29 de Noviembre de 2014 "Comedies de sidros (1876 – 1932)”

La publicación digital "Comedies de sidros (1876 – 1932)", en la que se recopilan todas las obras conocidas de José Noval Martínez "Siero", hace el número 28 de la serie Fuentes para el Estudio de la Antropología Asturiana.

El pasado jueves 27 de noviembre, el Muséu del Pueblu d'Asturies acogió la presentación de "Comedies de sidros", una recopilación digital de las 15 comedias escritas, diez de ellas inéditas hasta la fecha, por el sierense José Noval Martínez (1876 y 1932). 

El libro, editado en formato digital por el museo, y que podéis descargar desde este enlace http://museos.gijon.es/multimedia_objects/download?object_type=document&object_id=164446, consta de 438 páginas y va precedido de un estudio sobre las mascaradas de invierno, las “comedias de sidros” y el autor. El estudio y la edición de las comedias han sido realizados por Luis M. Iglesias Cueva, Vicente Rodríguez Hevia y Jesús Suárez López encargados a su vez de la presentación del libro en el Muséu del Pueblu d`Asturies.

Presentación del libro el pasado jueves en el Muséu del Pueblu d'Asturies. Foto tomada de las redes sociales del Muséu.

José Noval nació en Valdesoto (Siero), en una familia de campesinos, donde vivió dedicado a las labores del campo y a curar ganado, actividad en la que destacó por sus cualidades, convirtiéndose en un “compostor” de gran fama. Además de sus habilidades como curandero, tenía gran facilidad para escribir comedias, que componía por encargo para su representación en las mascaradas de invierno que se celebraban a finales del siglo XIX y principios del XX en los concejos de Siero, Langreo y Bimenes. En el precio de la obra se incluía la selección de los personajes y el ensayo hasta que los actores estuvieran en condiciones de “echar la comedia”.

José Noval Martínez (Siero) y su esposa María Noval Fombella (L'Acebachera). Fotografía tomada de pacocanto.tripod.com

En sus comedias, de tipo satírico-costumbrista con fondo histórico, refleja con humor la actualidad del momento, como la Tercera Guerra Carlista (1872-1876), la Guerra de Cuba (1868-1878 y 1895-1898) o la Guerra de Africa (1909-1927), los distintos gobiernos (desde Isabel II y Prim hasta la Segunda República), el Socialismo (la lucha por la igualdad, el paro, las huelgas, etc.) o la República (el amor libre, el matrimonio civil, el divorcio, la libertad de prensa), sin ahorrar críticas a los impuestos y contribuciones, al servicio militar obligatorio, la evasión de capitales, el atraso en la enseñanza, etc.

Ejemplar original de las "Comedias de sidros" de José Noval.

Tal y como nos cuentan en la página web de “El Cencerru”, Asociación para la recuperación de los sidros y les comedies, formada por un grupo de jóvenes de Valdesoto, lugar de nacimiento de José Noval y cuya finalidad es la de preservar una de las tradiciones más vistosas de Asturias como es ésta, la Comedia estaba integrada por actores varones, que representaban a diferentes personajes acompañados por los “sidros,” de quienes toman el nombre. 

Los “sidros” van delante de la Comedia, a bastante distancia y su misión es anunciar la proximidad de ésta con el poderoso son de sus cencerros. Por el camino, piden dinero a las gentes que encuentran y una vez iniciada la Comedia, su misión es guardar el orden y mantener el corro de espectadores lo suficientemente abierto que permita la representación.

Normalmente, eran escogidos entre los mozos más altos y que mejor saltaran. Vestían pantalón blanco y camisa del mismo color. En los costados exteriores del pantalón llevaban, cosidas en cordoncillo rojo, dos franjas de arriba abajo, con una separación entre ellas de unos tres o cuatro centímetros, entre las que un cordoncillo azul va formando zigzag. Este mismo adorno rojo y azul lo llevan en la bragueta.

Calzan zapato negro con alta polaina. En la cintura llevan faja roja, y sobre ella cinturón ancho con cuatro cencerros. Aunque en les “comedies” se habla siempre de cencerros, en los últimos tiempos los “sidros” llevaban esquilones.

Sidro en pleno salto. Fotografía de César Rodríguez extraída del facebook de "El Cencerru".

En la cabeza sostienen “les melenes”, un alto cucurucho de unos sesenta centímetros, recubierto con una piel de “oveya” cosida en forma de embudo que tapando la cara, desciende por pecho y espalda hasta la cintura. En dicha piel se recorta la forma de la cara y el hueco se cubre con un paño rojo, con orificios ribeteados en azul para los ojos, nariz y boca. Un rabo enhiesto de “raposu” remata el cucurucho y del vértice de éste cuelgan varias cintas multicolores. Cuando en el camino se encontraban con alguna moza, agachando la cabeza, tocaban su cara con el rabo de “raposu”, a modo de saludo.

En la mano, llevan una pértiga de “ablanu”, larga de unos tres metros que, en su extremo inferior, acaba en un refuerzo metálico terminado en punta que al clavarse, facilita el salto. Esta indumentaria de los “sidros” les da una caracterización propia que los diferencia de otros que, con el mismo o parecido nombre ( guirriu, guirria ), aparecen en otros lugares: Lena, Ponga...

Parece que los “sidros” de más renombre en la zona de Siero eran los de Areñes, La Rasa (Carbayín) y Valdesoto. Sabemos que estos grupos representaron sus “comedies” en Feleches, Bimenes, La Pola, etc. llegando incluso hasta Lada, Barros, Tiuya (Tuilla), L’ Agueria (San Martín), Bimenes o la Vega (Sariegu).

Les “comedies” no tenían escenario fijo. Cualquier lugar al aire libre, donde hubiera espectadores servía. Era frecuente representarlas en el campo de la iglesia, a la salida de misa, o delante de los chigres que pagaban la comedia. Esta ausencia de escenario fijo, de un lugar donde transcurriera la acción, se suplía con las referencias de los actores a los lugares determinados, siempre de los alrededores, de forma que en todo momento eran conocidos por el público.

Las representaciones duraban alrededor de media hora y constaban de un acto único: cada una de las entradas y salidas de los personajes marcaban las sucesivas escenas. En tales intervenciones apenas hay diálogo, sino que lo que encontramos son más bien monólogos, que enlazan con lo anterior y lo posterior mediante preguntas y respuestas.

Representación de una comedia de la mano de "El Cencerru". Fotografía de César Rodríguez extraída del facebook de "El Cencerru".

Al finalizar la representación, los comediantes recogían el dinero que les arrojaba el público y con él organizaban una buena cena para todos. En Siero, las representaciones llegaban hasta el día de Reyes, en que todas les “comedies” de la zona acudían a Valdesoto, donde se establecía una especie de concurso entre “comedies”. 

Cada año, el domingo siguiente a Reyes, Valdesoto celebra su mazcarada de invierno con la representación de dos “comedies”  y vuelven los “sidros” a tomar sus calles atrayendo gente de todas partes para presenciar esta tradición, parte integrante de nuestro patrimonio cultural y que “El Cencerru” se encarga de salvaguardar y difundir. 

Además de en su página web donde podéis encontrar mucha más información detallada sobre los "sidros" y "les comedies", podéis seguir toda la actividad de “El Cencerru” a través de facebook: https://www.facebook.com/SidrosyComedies?fref=ts

 

Buscador

Utiliza el buscador para realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias:

calendar
calendar
rss