Estás en: Inicio > Noticias > Gozón: Reconstruyendo la memoria. Recomponiendo el patrimonio industrial

Actualidad

Gozón: Reconstruyendo la memoria. Recomponiendo el patrimonio industrial

Domingo, 3 de Diciembre de 2017 Gozón: Reconstruyendo la memoria. Recomponiendo el patrimonio industrial

Dentro de las III Jornadas de arqueología, Historia y patrimonio del Alfoz de Gauzón que tuvieron lugar en Carreñoel pasado mes de octubre, la historiadora del Arte María Fernanda Fernández ofreció la conferencia “El patrimonio industrial. Una construcción social que nos define: el caso de Gozón” donde realizó un recorrido sobre aquellos espacios y construcciones sociales gozoniegas que han dado forma a su patrimonio industrial

 Durante el pasado mes de octubre, se desarrollaron los III Encuentros de arqueología, Historia y Patrimonio del Alfoz de Gauzón que organiza el Club Popular de Cultura de Llaranes bajo la dirección científica de Nicolás Alonso Rodríguez y Rubén Dominguez Rodríguez que se llevó a cabo en el Centro Polivalente de La Baragaña de Candás. Estos encuentros se circunscriben a un proyecto cultural que trata de reconstruir los vínculos existentes entre los concejos del antiguo territorio histórico del Alfoz de Gauzón (Avilés, Illas, Corvera, Castrillón, Carreño y Gozón) por medio de conferencias y actividades que tratan de profundizar en el conocimiento de su patrimoio cultural y darle difusión.

Conferencia de María Fernánda Fernandez durante los III Encuentros del Alfoz de Gauzón en Carreño. Fotografía de Rubén Dominguez. 
 
Fue en este contexto donde se enmarcó la conferencia de María Fernanda Fernández que inicio su exposición realizando una reivindicación sobre la figura del historiador del arte como nexo entre el propio patrimonio y la gente. En este sentido hay que desplegar todos los recursos para realizar la labor de difusión. Se trata de un trabajo que no muchas veces está correctamente desarrollado aunque, en los últimos años, está ampliando su espacio de manera muy importante. El patrimonio para ello debe ser visto como una muestra de la historia y como fuente de información donde se plasman todos los elementos de su contexto histórico. En este apartado, quiso ensalzar la figura de Covadonga Álvarez Quintana, profesora de la Universidad de Oviedo, como ejemplo de lucha y estudio sobre el patrimonio cultural Asturiano. Apasionarse de lo que se estudia es una prueba del compromiso que se adquiere. La investigadora sentencia que “hay que mojarse”.
 
Instalaciones portuarias de las minas de Llumeres. Fotografía de Roberto Álvarez Espinedo.
 
La ponencia se enmarcó sobre un recorrido a partir de espacios patrimoniales, presentes en la actualidad o en la memoria, sobre los cuales se desarrolló un discurso que establecía ese vínculo entre la materialidad del patrimonio y los habitantes de su entorno inmediato. En Gozón, podemos lamentar la destrucción de gran cantidad de bienes culturales industriales. De los siglos XIX y XX se ha privilegiado la conservación de los edificios estéticamente bonitos sobre las fábricas, que eran los lugares donde se trabajaba y donde se ganaba la vida. Hoy conservamos la extraordinaria Casa Mori, pero no el impresionante conjunto industrial conservero de Cabo de Peñas. Esta casa es, sin embargo, prueba inequívoca de los cambios sociales que estaba viviendo la villa en 1902. Hay un colectivo identificado con un edificio que es la burguesía. Pero falta toda una masa poblacional que debería estar reflejada en las fábricas. Esa huella se ha borrado.
 
Detalle de la Casa Mori. Fotografía de Roberto Álvarez Espinedo
 
No cabe duda que Gozón no es exclusivamente Luanco y para ello María Fernanda Fernández se movió a la parroquia de Bañugues y el enclave de la mina de Llumeres. Un de los pocos bienes industriales incluidos en el Inventario de Patrimonio Cultura de Asturias (IPCA). “Es uno de esos lugares donde aún hoy se puede sentir la huella del trabajo”. Aquí es donde se puede entender ese vínculo entre Gozón y la cuenca. Aquí está presente Duro Felguera. Un lugar, sin lugar a dudas, infravalorado que debería estar a la cabeza del patrimonio industrial asturiano.
Volviendo a Luanco nos dirigimos a El Dique, donde podemos encontrar los vestigios de los astilleros de ribera del concejo. Este lugar se ha preservado por su inaccesibilidad y, por este motivo, el entorno  el espacio parece haberse detenido en el tiempo.  El mundo del mar está presente en el concejo con la inestimable labor del Museo Marítimo de Asturias y la labor de su director José Ramón García. Un lugar donde poder disfrutar del patrimonio que flota en el casco de “La Bañuguera”, una embarcación que aúna en su estructura la mecánica de la vela, el remo y el motor. Cultura material única en el cantábrico.
Finalmente, realizó un recorrido sobre el patrimonio intangible del mar. Hablamos de la ceremonia de “La Venia”, paraliturgia que se celebra en la playa de la Ribera de Luanco o la industria y recolección del ocle que “asfaltó” Luanco durante décadas y que sirvió de sostenimiento económico a muchas familias. Para acabar se notificó la grave ausencia del patrimonio conservero en la memoria patrimonial luanquina. Un patrimonio casi ausente que formaba, en su día, del paisaje urbano.
 
Instalaciones de los astilleros de El Dique (Luanco). Fotografía de Roberto Álvarez Espinedo.
 
Para María Fernanda Fernández el patrimonio de Gozón se entiende por su relación con el mar pero no debemos olvidar esos encuentros entre el equipamiento y el propio patrimonio donde podemos errar en su materialización como ocurre con la exposición permanente del muelle luanquín. El lenguaje de la memoria es esencial para mantener ese equilibrio y  el patrimonio. Pero sobre todo por hacer llegar ese legado, el ausente y el presente, a sus habitantes.

Buscador

Utiliza el buscador para realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias:

calendar
calendar
rss