Estás en: Inicio > Noticias > El antiguo reloj del Ayuntamiento, recuperado y a la vista de todos

Actualidad

El antiguo reloj del Ayuntamiento, recuperado y a la vista de todos

Sábado, 13 de Mayo de 2017 El antiguo reloj del Ayuntamiento, recuperado y a la vista de todos

La Asociación Cultural Santa Bárbara acaba de recuperar un antiguo reloj francés construido en 1886, originalmente con destino al Ayuntamiento de Mieres, aunque en sus últimos años estuvo en la iglesia parroquial de Santa Eulalia de Ujo.

El pasado viernes 5 de mayo se inauguraba la exposición al público en la Casa de Cultura de Mieres, de un reloj de edificio recuperado por el Grupo de Arqueología Industrial de la Asociación Cultural y Minera Santa Bárbara (www.asociacionsantabarbara.com) y procedente de la iglesia parroquial de Santa Eulalia de Ujo.

Vista del reloj, una vez restaurado, en su emplazamiento actual. Fotografía: Guillermo Bas Ordóñez.
 
Aunque no se conocen con exactitud todos los detalles de esta singular pieza, sí tenemos algunos datos que nos permiten reconstruir su extraordinaria historia. Fue fabricado en el año 1886 por la firma francesa Prost Frères con destino al edificio de las Casas Consistoriales de Mieres, por lo que parece que fue la maquinaria del primer reloj que se instaló en la fachada del Ayuntamiento mierense. A tal efecto se le colocó una placa de chapa esmaltada en la que figuran los nombres de los concejales de la corporación que realizó el encargo, al frente de la cual se encontraba Manuel Méndez-Trelles. Hay aquí una curiosa anomalía histórica: según los listados de la alcaldía, Méndez-Trelles fue alcalde de Mieres entre 1881 y 1885, y de nuevo de 1887 a 1889, mientras que en el año en el que se instaló la pieza el alcalde-presidente era José Antonio de la Losa, que figura como primer teniente de alcalde en la placa. Posiblemente la explicación a este entuerto es que la pieza se encargó en 1885, bajo el mandato de Méndez-Trelles, y cuando se colocó al año siguiente se le reconoció como su artífice.
 
En 1898 se procedió a la reforma de la fachada del Ayuntamiento, según el libro Noticias históricas de Mieres y su Concejo, de Julio León Costales, que fue recrecida y adquirió su aspecto actual. El reloj hubo de ser desmontado y vuelto a colocar en su nuevo emplazamiento. No permanecería mucho tiempo allí, pues parece que en 1903 la corporación acordó instalar un reloj inventado por el relojero palentino Moisés Díaz. Nuestro protagonista quedó entonces arrumbado, posiblemente en algún almacén municipal, en el que permanecería durante medio siglo.
 
Sorprendentemente, tras 50 años de abandono, en 1952 se decidió recuperar esta pieza y colocarla para accionar el reloj de la fachada de la iglesia de Santa Eulalia de Ujo, donde permaneció hasta 1983, cuando fue sustituido por otro de accionamiento eléctrico. De nuevo en el olvido, quedó depositado en el coro del templo hasta que hace escasas fechas fue recuperado por la Asociación Santa Bárbara, gracias a la colaboración del párroco de Ujo, Luis Cuervo Luengo. Trasladado a las instalaciones de la Asociación, en La Cuadriella, fue desmontado, limpiado y pintado.
 
Acto de presentación del reloj en la Casa de Cultura de Mieres. De izquierda a derecha, Miguel Palacio (Asociación Santa Bárbara), Luis Cuervo (párroco de Ujo), Aníbal Vázquez (alcalde de Mieres) y Felipe Burón (presidente de la Asociación Santa Bárbara). Fotografía: Guillermo Bas Ordóñez.
 
El reloj se encontraba en buen estado por lo que la intervención ha sido mínima. Se han colocado nuevas cuerdas para las pesas y ha sido necesario reponer la aguja de horas de la esfera en miniatura, que se había perdido. Por motivos obvios, ha perdido el accionamiento de las campanas, que se reaprovechó para el nuevo reloj de la iglesia.
 
Ha sido instalado sobre una mesa de madera de nueva construcción y protegido por una urna de metacrilato. También se ha colocado una pequeña cartela con información sobre la pieza en asturiano y español.
 
La empresa fabricante, Prost Frères, estaba radicada en los números 2 a 5 de la Rue des Forges en Morez (departamento del Jura, en la región del Franco Condado, Francia) una localidad conocida por sus abundantes firmas de relojería, pues no en vano es una zona de frontera con Suiza. La firma comenzó a producir en la década de 1840 y se especializó en relojes de edificio como éste, llegando a producir casi un centenar de estas piezas cada año en su época de mayor esplendor, hacia 1890. En la segunda década del siglo XX, la casa fue adquirida por el joven relojero Francis Paget ¡Las letras P. F., que encontramos fundidas en el bastidor de nuestro reloj, pasaron de ser las iniciales de "Prost Frères" a ser las de "Paget Francis"! Fallecido en 1962, la firma no sobreviviría mucho y cerró sus puertas cinco años después, cuando era la última fábrica de relojes de edificio de Morez. Para más información, remitimos a nuestros lectores a esta página http://horloge-edifice.fr/Horlogers/Paget_Francis.htm.
 
 
Hasta el momento se conocían tan solo nueve relojes de esta firma en nuestro país, excluyendo el de Mieres, en su mayoría situados en Castilla y León y la Comunidad Valenciana (http://campaners.com/php/fonedor.php?numer=947). En particular, existe uno casi idéntico procedente de la iglesia parroquial de la Asunción de Vadocondes (Burgos), instalado hacia 1883, y el de la Torre del Reloj de Peñafiel (Valladolid), de 1884, que todavía se mantiene en funcionamiento.

Buscador

Utiliza el buscador para realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias:

calendar
calendar
rss