Estás en: Inicio > Noticias > "Hórreos y palafitos de la Península Ibérica", cien años después

Actualidad

"Hórreos y palafitos de la Península Ibérica", cien años después

Domingo, 7 de Mayo de 2017 "Hórreos y palafitos de la Península Ibérica", cien años después

Se cumple un siglo desde que el antropólogo polaco Eugeniusz Frankowski terminase su monografía sobre el tema, la primera publicación moderna en estudiar de una manera sistemática los graneros aéreos españoles. Aunque algunas de sus teorías han sido superadas, sigue siendo un hito en la literatura sobre nuestros hórreos.

Hace ahora exactamente un siglo, el 15 de mayo de 1917, firmaba en Madrid el prólogo a su obra Hórreos y palafitos de la Península Ibérica el antropólogo polaco Eugeniusz Frankowski (1884-1962). El escrito sería publicado al año siguiente por la Comisión de Investigaciones Paleontológicas y Prehistóricas de la Junta para Ampliación de Estudios como el volumen número 18 de sus Memorias. En su momento le dedicamos ya una primera noticia (http://territoriomuseo.com/noticias/show/548-95-aniversario-de-horreos-y-palafitos-de-la-peninsula-iberica) pero ahora, coincidiendo con su centenario y aprovechando que la obra puede consultarse en internet (http://www.galiciana.bibliotecadegalicia.xunta.es/es/consulta/registro.cmd?id=7016) , nos adentraremos un poco más en su contenido.

Fuente: guipukoa.net.
 
El de Frankowski es el primer escrito moderno que estudia de manera monográfica los hórreos. Aunque la primera cita de importancia es la de Carvallo, a finales del siglo XVII, y la completa descripción de Jovellanos, realizada cien años más tarde, pocos autores se habían adentrado en los secretos de los hórreos hasta comienzos del XX.
 
Frankowski realiza un completo análisis filológico del término hórreo, con numerosas citas de autores clásicos, vinculándolos a los graneros romanos. No obstante considera que el origen del hórreo como construcción elevada se vincula a las primitivas construcciones palafíticas.
 
El libro comienza describiendo el hórreo asturiano ("la Suiza española", en palabras del antropólogo). Frankowski anotó todas las partes principales del hórreo, incluyendo la presencia de algunos ejemplares en la zona de los Picos de Europa en los que las colondras se colocan de forma horizontal (son los hórreos beyuscos, de los que hablamos hace poco aquí http://territoriomuseo.com/noticias/show/871-los-horreos-beyuscos-un-patrimonio-escondido). También destaca la existencia de ejemplares con cubierta de paja de centeno en la zona colindante con León y de pizarra, en Tapia.
 
 
 
El libro se ocupa también de los usos del hórreo, del que destaca Frankowski que algunos se utilizaban como vivienda, sobre todo en verano. También distingue, aunque de manera un tanto confusa, las paneras (de hecho, en una de las láminas se denomina panera a un hórreo levantado sobre seis pegollos). También se extiende sobre los usos de la parte inferior del granero, e incluso de aquellos que están levantados sobre un edificio. Observa el autor que algunos están adornados "con un dibujo original pintado de encarnado, azul y amarillo". 
 
El siguiente epígrafe trata los hórreos de León, Palencia y Santander, que considera asturianos, con escasas variaciones.
 
Frankowski dedicó un pormenorizado análisis a los hórreos y cabazos gallegos, fruto sin duda de una labor investigadora más sistemática que la que había llevado a cabo en Asturias, con varias ilustraciones y una descripción exhaustiva de las variantes y ornamentaciones de cada uno de ellos.
 
Sin duda uno de los episodios más peculiares del libro es el relativo a los hórreos vascos. Frankowski hubo de desplazarse personalmente a Vizcaya para poder ver y dibujar un par de ejemplares, que se encuentran entre los escasísimos que aún sobrevivían en ese territorio, puesto que su construcción se había abandonado en el siglo XV (también les dedicamos una noticia a estas construcciones http://territoriomuseo.com/noticias/show/649-el-garaixe-garaia-u-horreo-vasco). Están ausentes de su escrito, sin embargo, los hórreos navarros.
 
 
 
Fuera del ámbito español, Frankowski incluyó los hórreos portugueses, en buena medida emparentados con los gallegos, hasta el punto de que el autor los considera un grupo común que, según él, demostraría "el mismo origen histórico de los dos pueblos vecinos".
 
También incluyó un capítulo dedicado a los hórreos en otros países, demostrando la aparición de graneros aéreos en prácticamente todo el mundo.
 
La segunda parte del libro está dedicada a los palafitos, viviendas apoyadas sobre estacas, sobreelevadas por tanto respecto al suelo o al agua. Analiza también su distribución por todo el mundo, con una especial atención a los ejemplos portugueses. El libro incluye un mapa con la distribución de palafitos y graneros aéreos por todo el globo. 
 
El siguiente capítulo recoge referencias literarias de fuentes clásicas sobre los palafitos, desde tiempos egipcios hasta la Edad Media. Incluye un estudio sobre los palafitos fósiles hallados, desde mediados del siglo XIX, en varios lagos de Suiza y que corresponden a restos de poblados prehistóricos levantados sobre estacas. Registra hallazgos similares en Italia, en los Alpes franceses, Alemania y Austria. No podían faltar otros ejemplos en su tierra natal, en Moravia o en Bosnia, así como en Irlanda y Escocia. Quizá lo más insólito son los testimonios que recoge que apuntan a la existencia de poblados palafíticos en Galicia. El autor analiza también, de manera muy extensa, el origen de este tipo de construcciones, así como sus representaciones en el arte prehistórico.
 
Por último, repasa las huellas de la construcción palafítica en la arquitectura popular de la península ibérica.
 
Eugeniusz Frankowski. Fuente: euskomedia.net.
 
Todo ello le sirve a Frankowski para sostener la teoría de que los hórreos son supervivientes de la época en la que la contrucción palafítica en madera era habitual en el norte de España, una teoría que ya había sido propuesta, pocos años antes, por Félix de Aramburu. Esta teoría está actualmente deshechada, lo que no resta valor a Hórreos y palafitos de la Península Ibérica como un testimonio pionero del interés por nuestras construcciones más singulares y por establecer parentescos con ejemplos similares en otros puntos tanto de la geografía española como del resto de Europa.

Buscador

Utiliza el buscador para realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias:

calendar
calendar
rss