Estás en: Inicio > Noticias > La manta candasina

Actualidad

La manta candasina

Sábado, 1 de Abril de 2017 La manta candasina

La tradicional prenda de las conserveras de Candás renace con más fuerza que nunca, al tiempo que se indaga sobre sus orígenes.

A medio camino entre el patrimonio etnográfico y el industrial, hace unos días leíamos en la prensa noticias sobre el interés que despierta en el consistorio de Carreño la investigación sobre el origen de esta prenda http://www.lne.es/centro/2017/03/28/hay-investigar-podamos-dicen-expertos/2080104.html

 
La manta candasina era parte esencial del vestuario femenino de la localidad, aunque tiene paralelos en otros puntos del norte peninsular, donde se la conocía con la denominación de manta sardinera. Formaba parte del atuendo tradicional, que se completaba con una falda de cuadros por encima del tobillo, faldón, mandil por debajo de la rodilla, camisa blanca de puño fruncido y cuello redondo y pañuelo en la cabeza. Como calzado, unas alpargatas de color negro.
 
Trabajadoras en una fábrica de conservas de Candás luciendo la tradicional manta, en la década de 1930.
 
Su origen, todavía mal conocido y poco documentado, parece situarse en el siglo XIX, aunque no se descarta que sea anterior. Tradicionalmente su color era negro, que algunos expertos vinculan con el color del luto para recordar a los allegados desaparecidos en una época en la que eran habituales las familias numerosas. Estaban confeccionadas en lana y eran utilizadas en todos los oficios relacionados con el mar, muy especialmente por las conserveras que trabajaban en las distintas fábricas establecidas en Candás. Aunque se asocia preferentemente con este sector, estaba presente también en las labores del campo. En todos los casos su función era la misma: servir de protección contra el frío en una época en la que aún no se habían generalizado los abrigos. Sin embargo, su versatilidad hacía que no pocas mujeres la llevasen durante todo el año, incluso en verano.
 
Se elaboraban con la técnica del croché y constaban de tres partes: cuerpo, entredós y puntilla. En estos dos últimos, el dibujo varía de unos ejemplares a otros según la preferencia personal. En cualquier caso, la prenda se cruzaba a la espalda.
 
Su confección es un verdadero trabajo de artesanía que puede prolongarse en función del tiempo disponible. Por lo general, solía llevar no menos de veinte días tenerla lista.
 
Cartel de la conservera Bernardo Alfageme, en su tiempo una de las más importantes de Candás.
 
Con los cambios en la moda, la manta candasina cayó en desuso, suplantada por otras prendas más modernas. Su recuperación llegó en los años setenta, cuando reapareció, esta vez como prenda de fiesta y realizada en sedón en vez de lana. Desde entonces se ha convertido en una pieza insustituible de la indumentaria festiva de las mujeres de Candás.
 
Ese esfuerzo de recuperación ha llevado en los últimos años a un cierto auge de la prenda, aplicada a mujeres de todas las edades y omnipresente en cualquier evento local: fiestas de San Antonio, Festival de la sardina...
 
Fruto de ese renacimiento, desde el año 2000 se desarrollan cursos de extensión culturales dedicados a ella en los que se enseña su confección. En nuestros días, las mantas son algo más cortas que las antiguas y han adquirido un mayor colorido frente al negro tradicional.
 
Detalle de una manta candasina de confección moderna. Fuente: pilydesign.blogspot.com.es
 
Tenemos que recordar que las conserveras florecieron en Candás desde mediados del siglo XIX, dedicándose principalmente a la sardina, aunque también en menor medida producía congrio, abadejo o pulpo, casi siempre provenientes del puerto local y del vecino de Gijón. Industrias como Alfageme, Mardomingo, Ortiz o Albo se conviertieron en grandes empresas que empleaban a docenas de trabajadoras, puesto que fue un sector en el que la mujer  predominó siempre. A partir de los años sesenta entró en crisis, con el cierre de muchas de sus fábricas y el traslado de otras. Así, la industria conservera en Candás llegó a su fin con la clausura de las instalaciones de Remo en 2011. El Ayuntamiento dispone de un pequeño espacio museístico dedicado a su memoria, sobre el que se puede encontrar más información aquí http://www.ayto-carreno.es/es/index.asp?MP=32&MS=218&MN=3&TR=C&IDR=389
 

Buscador

Utiliza el buscador para realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias:

calendar
calendar
rss