Estás en: Inicio > Noticias > ¿Un hórreo que cubre a dos aguas? ¿Sí? Pero, ¿dónde? Pues en León… o en Los Beyos.

Actualidad

¿Un hórreo que cubre a dos aguas? ¿Sí? Pero, ¿dónde? Pues en León… o en Los Beyos.

Jueves, 30 de Agosto de 2012 ¿Un hórreo que cubre a dos aguas? ¿Sí? Pero, ¿dónde? Pues en León… o en Los Beyos.

Tenemos tan asumidas las características del hórreo asturiano más común que, cuando vemos una pieza más pequeña, cubierta a dos aguas y con la caja formada por vigas dispuestas en horizontal… nos llama la atención. Pero ese hórreo singular aún se levanta en el norte de León y, por supuesto, en Asturias: en esa garganta paradisíaca que son Los Beyos (es decir, entre Ponga, Amieva y la zona leonesa de Sajambre).

 El hórreo fue una construcción auxiliar indispensable en la vida campesina del norte húmedo peninsular y en pleno uso hasta la llegada crisis del sistema agrario tradicional; su buena adecuación a unas necesidades climáticas muy específica, hizo que fuera adoptado en áreas diversas dentro de ese ámbito, y adaptando (permitidnos el juego de palabras) formalmente según la zona. De ese amplio conjunto que abarca desde el norte de Portugal hasta Euskadi, hoy nos detenemos en el llamado “hórreo leonés”.

Este elemento, del que se estima pueden conservarse unos 330 ejemplares en esa provincia que pertenece a Castilla y León, ha perdido prácticamente siempre la función original para la que fue creado, poseyendo hoy sobremanera un valor simbólico y patrimonial. Las áreas de Sajambre, Burón o Valdeón son escenario privilegiado del hórreo leonés, que épocas de bonanza llegaba a alcanzar la zona del alto Sella y el norte de León. Muy recomendable es la lectura de Hórreos leoneses, volumen publicado por la Fundación MonteLeón el presente año 2012, de los arquitectos Eloy Algorri y Enrique Luelmo, con un perfil divulgativo y una sólida documentación. 
De este conjunto, podemos mencionar el conservado (y recientemente intervenido por la Junta, en parte para rectificar errores de una anterior rehabilitación), hórreo de Las Bodas, cerca de Boñar: datado en el siglo XVII, se emplaza en una tranquila plazuela inmediato donde aún se ve, en una tapia adosado, el escudo de armas de los Miranda. 
 
En Asturias, el modelo que se asemeja es el llamado “hórreo beyusco”: se denomina así por la zona en que se emplazan el mayor número de ejemplares, en torno al desfiladero de los Beyos en los concejos de Amieva y Ponga, el alto Sella, próximas por otro lado a la montaña leonesa. Su cámara rectangular construida a base de vigas o tablones dispuestos en horizontal, la cubierta a dos aguadas con la cumbrera dispuesta en paralelo al eje mayor son los rasgos que comparten ambos modelos. Su reducido volumen es cualidad también de estos hórreos adquirida por los estrechos y precipitados valles en los que se hayan, con breves tierras de labor que difícilmente podría producir grandes cosechas: de ahí su escasa capacidad.
 
Para seguir profundizando en este y otros temas referentes a lo que un día fue símbolo de riqueza en el mundo agrario, os invitamos una vez más a visitar el Centro de Interpretación del Hórreo (Bueño, Ribera de Arriba).http://www.territorio-museo.com/pages/index/416-informacion-general
 
 
 
 Fotografía Roberto Álvarez Espinedo©

Buscador

Utiliza el buscador para realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias:

calendar
calendar
rss